Saltar al contenido

¿Dónde poner un reloj de pared?

reloj pared colocar

Parece que los decoradores se hayan olvidado un poco de la magia de los relojes de pared. Sin embargo, la gente aun los recuerda, y son muchos los que le buscan un hueco en sus casas. Pero, ¿acertarás a la hora de ubicarlo? ¿O prefieres que te demos una pequeña guía para ver cuál sería el lugar adecuado para poner tu reloj de pared?

Te vamos a echar una mano, indicándote donde debería estar ubicado el reloj de pared según la zona de la casa. ¡Así no tendrás ningún problema!

En la cocina

Si hay un lugar adecuado para colocar un reloj de pared es en la cocina. No obstante, ¿cuál es la zona adecuada? Debe ser un punto que resulte visible para todos, y que sirva para estar pendiente de la hora.

Lo normal es que esté ubicado en la pared más vacía de la estancia, sobre una mesa o entre unos cuadros. Dado que los relojes para pared de cocina no suelen ser muy grandes, son un objeto perfecto para decorar.

Ahora bien, pongamos que tienes todas las paredes llenas con armarios, baldas y otros objetos decorativos… ¿dónde lo podrías poner? Pues, en el caso de tener un extractor de humos escondido tras un armario, ¿por qué no ahí? O, en lugar de colgarlo, ¿nunca has pensado en dejarlo apoyado en una balda?

En el salón o sala de estar

Otro espacio bastante común en el que colgar un reloj de pared es en un salón, o una sala de estar. Así tanto la familia como las visitas podrán estar al tanto de la hora. Pero, ¿cuál sería la ubicación ideal?

Si tienes chimenea, creemos que está más que claro que esa sería la ubicación perfecta. Ahora bien, si tienes una sala de gran tamaño, y quieres ser original, claramente optaras por un reloj de pared grande, de los que ocupan casi toda la pared. Son enormes, sencillos, pero con un impacto visual impresionante.

Podrías optar por esos relojes de pared vintage, que simulan la forma de un carrillón y que cada hora da campanadas para informar a los que residen en la casa. Si tienes una decoración clásica, vintage o contemporánea, ¿por qué no?

En los dormitorios

poner un reloj de pared

¿Tener un reloj de pared en los dormitorios? Para algunos es agobiante el estar oyendo el continuo sonido de las agujas moviéndose. Pero es una buena forma de estar al tanto de la hora que es, así nunca llegarás tarde al trabajo.

Es más, al estar en el dormitorio puede ser un reloj de pared personalizado. Por ejemplo, ¿Qué te gusta el fútbol? Pues un reloj con un fondo de un campo de fútbol y que las horas sean balones. ¿Algún videojuego? Hay relojes personalizados fabricados en metal con un resultado increíble.

Dado que lo vas a poner en el dormitorio, en lugar de hacer agujeros te recomendaríamos los relojes de pared adhesivos. Son diseños sencillos, que apenas pesan y que estéticamente te quedará tan bien como uno de esos modelos tan grandes y llamativos. En cuanto a la ubicación, ¿qué tal en la pared de enfrente de la cama? De este modo siempre sabrás la hora que es.

En el pasillo

¿Podrías poner un reloj de pared en el pasillo? Podrías, siempre y cuando este tenga un diseño que encaje con la decoración y no tengas otros relojes de este estilo en el resto de la casa. Podrías ponerlo apoyado en el mueble del recibidor, para controlar la hora antes de irte o en una esquina, para verla cada vez que pases por su lado.

Aunque dado que estará en una zona de paso, igual deberías probar con un reloj de pared digital. No tienen tanta fuerza visual como un reloj de pared analógico, pero queda estupendamente en la entrada de casa.